Seleccionar página

Cerrajeros a Domicilio
Múltiples son los factores que pueden ocasionar que se dañe o averíe una cerradura, y esto sí que es un problema, debido a que esta es la garantía de seguridad que tenemos para nuestras entradas, salidas, y lugares para guardar cosas importantes o de valor.
Razón por la cual considero que te encuentres en este articulo, para poder encontrar respuesta a esa misma avería que quieres arreglar por tus propios medios sin necesidad de llamar a un profesional que te va a quitar un ojo de la cara.
Los pasos para poder reparar la cerradura de un armario es muy similar a la reparación de todas las cerraduras en general, la diferencia radica en si el armario tiene una sola o varias puertas, pero el resultado al final es el mismo.
Lo que debemos empezar por hacer es desmontar el bombín de la cerradura, con un destornillador y un martillo, de manera de poder extraer con mucho cuidado y dejar el agujero limpio, de manera de no crear un mayor daño del que ya se tiene.
Si es por una llave partida, y es muy difícil de sacar, lo que debes hacer es trasladarte a la tienda ferretera más cercana y comprar uno nuevo, pero, para estar seguro, es mejor que le preguntes directamente a una persona de confianza si tiene reparación en cuanto al funcionamiento del bombín para que no realices el gasto.
Este tipo de cerraduras se pueden considerar como muy especiales, por no decir complejas, su sistema en general tiende a ser un poco más grande, y va a ocupar un espacio considerable de la puerta sobre todo si se trata de un armario con dos puertas, que por seguridad debe conectarlas a ambas, además, consta de muchas partes, y puede ser que el problema que se esté considerando atañe a varias de ellas.
Aun y cuando estas cerraduras se pueden reparar, muchas veces hay que desmontarlas, y eso requiere de mucha paciencia y calma.
Decídete simplemente por coger un destornillador, preferiblemente moderno como uno eléctrico, que te va a facilitar en gran manera el trabajo y te ahorrara mucho tiempo y esfuerzo, en el primer intento seguramente habrá una que otra falla, pero lo importante es que sigas adelante, además, la idea es repararla no dañarla más, por lo que si la vas a extraer debe ser con mucho cuidado.
Estas cerraduras hay que empezar a sacarlas desatornillando los tornillos que se encuentran en los laterales y alrededor, para hacer presión y sacarla, presionar hacia arriba, luego hacia abajo, y finalmente hacia el centro.
Las averías más comunes son sobre todo en cuanto a que se quede una llave atascada dentro del cilindro o los pistones, que le falte un poco de grasa, o que se bloquee la cerradura.
Hay que empezar a probar el funcionamiento de la cerradura con la llave original o copia que tengas a disposición, y de esta forma ver donde está fallando, espero que no tengas que cambiar ninguna pieza nueva, en la mayor parte de los casos solo el polvo, la humedad.
Los restos que se vayan incrustando por allí son el problema, el cambio de temperaturas también puede colaborar con ello, debido a que puede endurecer la cerradura, al no dejar girar el sistema de apertura.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies